ME NIEGO A SEGUIR CANCIONES PORQUE LAS CANCIONES CONSTRUYEN UNA IDENTIDAD PERO NO TRASPASAN LA REALIDAD, HASTA QUE YO NO HAGA LA CANCIÓN UNA REALIDAD NO VA A PASAR NADA EN MI SOCIEDAD

Fotografía por Miguel Salas

El Hip Hop es una cultura que nace en las entrañas del devorador modo de vida del capital. Es una cultura que brota de la pobreza y de la exclusión, es el llamado del dolor, es la respuesta de los barrios. Pero el deber que se tiene cuando se nace y se crece en un entorno desfavorecido, lleno de violencia y miseria, es luchar, sin descanso, por un mundo diferente. Se trata de, como decía Jaime Bateman, darle al árbol por todos los lados, un día se escribe una canción o se hace un graffiti o se baila break dance, y al día siguiente hay que estar en la calle dispuestos a marchar hombro a hombro con los campesinos, con los indígenas, y si es el caso a armar barricadas, y al día inmediatamente siguiente, estar en la urnas, votando y apoyando un proyecto político, porque no se puede dar un minuto de descanso a quienes se han lucrado con nuestra miseria y nos han acostumbrado a vivir de las migajas que caen de sus mesas.

Hoy es candidato al Concejo de Bogotá, un Hiphopper, como usted o como yo, se llama Diego Rojas, mejor conocido como Diego Microphone, toda una novedad en el espectro de candidatos. Me visitó en mi segunda casa: La Universidad Nacional de Colombia, y le quise preguntar sobre lo que está haciendo. Aquí lo tienen:

¿Por qué una candidatura desde el Hip Hop al Concejo de Bogotá?

Mi primera intención fue la radio, pero luego con las entrevistas que fuimos realizando, que finalmente se constituyeron en un insumo de un estudio cualitativo que ni siquiera estábamos haciendo,  nos permitieron, hacer una radiografía simple pero por lo menos clara de lo que el Hip Hop estaba esperando. Entre ellos una pregunta que siempre fue obligatoria fue la del aspecto político del hip hop. La respuesta general del proceso fue siempre: “necesitamos entrar en la política pero no sabemos cómo”.

Yo tengo una experiencia política previa. Hace cuatro años me presento con el progresismo en la JAL de Usme, construimos todo el proceso para poder presentar la lista. Usme pone 9.000 votos a los 700.000 que obtiene Petro en la ciudad de Bogotá. Eso nos dejó a nosotros una experiencia que consideré prudente trasladarla al Hip Hop.

No hice la consulta con el gremio, ni con los líderes, ni con los procesos porque los manes me iban a decir que no. Entonces lo que hice fue en una decisión de ciudadano, tratar de presentar un proceso político, además del tema de las necesidades y de la emisora, de los medios de comunicación, somos un montón de jóvenes que no solamente en Bogotá sino en el país, están tirados a la marginalidad por el Estado, lo cual genera lo que a Ud. se le ocurra,  no solo delincuencia, sino maltrato, violencia intrafamiliar, violencia escolar, desescolarización, solo porque al Estado no le interesa que un montón de gente que adoptó una cultura pueda realizar un proceso en su comunidad. Y si el Estado es parte del problema, hagámoslo parte de la solución.

Fotografía por Miguel Salas

Lo que aprendí, es que el Estado es un aparato, como un celular, como una bicicleta, como un carro. El Estado no tiene la culpa, la culpa es de quien controla el aparato estatal y si el llamado es, como lo decía Jaime Garzón, a que nosotros cambiemos nuestro país porque nadie nos lo va a cambiar, entonces hay que entrar a cambiarlo y ¿dónde se cambia el país?, ¿solo en las protestas? creo que no, y ¿en la lucha armada? Es claro el ejemplo de las FARC que tampoco lo es. Desde las AUC ¡menos! ¿Qué nos queda? La Política, entonces hagamos el intento de hacer la política, fue el planteamiento y ahí nace la candidatura al concejo de Bogotá.

Soy un hiphopper que representa necesidades de una población, no de un movimiento como tal, porque cuando yo diga soy representante del Hip Hop, cualquier hiphopper en Bogotá me puede decir yo a Ud. no lo avalé ni le di mi voto para que Ud. fuera mi candidato, Ud. no me representa y yo qué tengo que decir, no lo represento. Para evitarme ese lío no represento al movimiento Hip Hop, soy un hip Hopper haciendo política, sí para mi comunidad y pensando en las necesidades de nuestra comunidad Hip Hop.

¿Qué dicen los líderes tradicionales, las y los mal llamados “vacas sagradas”? ¿Cómo lo han recibido los hip hoppers del común?

En las vacas sagradas reina el silencio ante ésta candidatura. Si ellos se pronuncian ante ésta candidatura bien sea apoyando o desaprobando, en primera instancia, si apoyan contradicen su discurso, si desaprueban se echan encima un montón de gente que cree que podemos hacer un ejercicio político para el hip hop, cosa que ellos no han querido hacer en 30 años.

En los hip hoppers del común que no tienen esos procesos grandes y que no son las estrellas afamadas y reconocidas de la escena, hemos tenido una buena recepción porque entiende que si nosotros no hacemos algo por nosotros mismos vamos a terminar siendo instrumentos de un tercero. Ya fuimos instrumentos de algún modo de Petro. Esta alcaldía encontró en nosotros una posibilidad de llevar ciertos mensajes a los territorios que no hubiese sido posible llevar de otra manera. Le ofrecimos el graffiti a Petro, aunque se haya concertado con la secretaria de cultura o con IDARTES o con la misma comunidad qué tipo de graffiti tenía que ir en x sector, igualmente, quienes hicieron el trabajo fueron graffiteros entonces se puso en manos del Estado el graffiti. Sí, nos pagaron, obviamente, eso no se va a negar, supongo yo que el graffitero tuvo que haber cobrado su obra, espero que lo haya hecho, entonces hemos sido el instrumento.

Fotografía por Miguel Salas

Yo realmente creo que podemos ser el instrumento pero también podemos ser el instrumentador, yo puedo operar y puedo trabajar mis propias lógicas, puedo hacer que lo que sé hacer funcione en mi comunidad para que otro lo haga. Eso hace que el rapero del común acepte esto como una posible realidad, lo que no sucede con “las vacas sagradas” porque ellos ya tienen un negocio montado en torno a nuestra necesidad, entonces ponemos cara de perro, cara de limosna, bótenme lo que haya y ahí yo monto mi proceso. Yo creo que ya hemos alcanzado un grado de madurez que tenemos derecho a tener nuestra manera de pensar dentro de la política, por lo menos, bogotana.

¿Cuál es la propuesta de Diego Microphone para la juventud bogotana?

No es una propuesta a la juventud, mi discurso no va dirigido para lograr captar el oído de todas las personas que se cataloguen jóvenes entre los 18 y 26-28 años como está actualmente en la ley, tampoco es una propuesta cultural para lograr captar el oído de los amigos circenses y de las demás culturas o subculturas como nos denominan. Esta es una propuesta que está dirigida al hip hopper bogotano, sobre la lógica de que necesitamos poder dialogar con la ciudad desde la realidad que nosotros experimentamos, es decir, el hecho de que entre a la política no me quita lo de calle, ahí surge la idea de que soy un ñero pero con título. Me he formado sí, en la universidad, he logrado pasar por algunas universidades, en cursos y diplomados aparte de la especialización y el pregrado, pero eso no me quita que me formé en la calle, en un sector donde la realidad de la calle estaba a boca de jarro.

¿Qué trazamos nosotros? Una hoja de ruta, que contiene unos puntos que son medibles, cuantificables que se les puede hacer seguimiento a lo largo de los 4 años que dura la concejalía, para que al final del proceso, éste ciudadano le pueda decir al movimiento hip hop, en éste punto logramos alcanzar tanto por ciento de ejecución, o alcanzamos a realizar tantas reuniones para tratar de llegar a esto y éstos son los resultados. Yo no hice propuestas, tracé una hoja de ruta para decirle a la ciudadanía en qué somos buenos. Entre alguno de los puntos, lo primero que queremos hacer es que el 40 x 40 nos contemple como una posibilidad dentro del modelo educativo que está implementando el distrito, porque tenemos mucho que aportar, desde las artes como tal, hablamos del graffiti, si quiere verse como una actividad física el mismo breakdance, o un desarrollo más cultural por lo que implica escribir una letra y analizar el entorno, desde el mc, igual el dj, cada uno de los elementos que integran la cultura.

Otro de los puntos a trabajar en la hoja de ruta ha sido el de constituir el primer parque felino de Bogotá, donde los felinos tengan un lugar donde llegar en caso de ser abandonados por estúpidos humanos que no saben reconocer la diferencia entre una especie que no puede tomar decisiones de dónde va a vivir o si sale o no de la casa, sino que los dejan tirados en la calle. En un ejercicio de responsabilidad y de reconocer al otro hemos querido trabajar el tema del parque felino, porque también creemos que la ciudad necesita entrar en la lógica de la paz. Y no puedo hablar de paz si no reconozco a otra especie que tengo que velar por ella si es mi responsabilidad.

Es evidente que el Concejo no es solo un espacio de debate sobre el Hip Hop, hay una infinidad de temas en los que, en caso de ser elegido, tendrá que opinar (Educación, salud, seguridad, juventud, etc.) ¿Cómo se piensa la ciudad Diego Microphone?

Considero básicamente, que tenemos sí unas posturas frente a esos temas, pero que tienen que ser dialogadas a partir de la lógica de la siguiente alcaldía. Sabiendo quién llega a la alcaldía sabemos qué posición hay que tomar frente a ciertos temas, y ahí estamos a la espera que se defina éste concierto.

Yo personalmente no estoy apoyando a ningún candidato a la alcaldía, porque creo que hay cosas que deberían resolverse que no se han resuelto y que los proyectos que he podido estudiar hasta el momento no están contemplando, y sin saber qué tanto de lo que se ha hecho en la Bogotá Humana quede en los próximos gobiernos, porque pienso que la Bogotá Humana como plan es el primero que le da un norte a la ciudad de Bogotá que le traza un horizonte un objetivo a la ciudad a futuro, pero obviamente es un plan que va en contra de cualquier lógica de la empresa privada, entonces eso hace que no haya sido viable y ya estamos viendo el problema del POT, con Petro y el Procurador, y los concejales que no quisieron discutirlo.

¿Qué mensaje nos puede dejar a los hip hoppers bogotanos?

Julián Roncancio y Diego Rojas. Fotografía por Miguel Salas

A los hip hoppers bogotanos que dejemos la hipocresía, porque creo que es una actitud hipócrita escribir en una letra de una canción: “corrupto político miserable” y luego compartir una foto de Jaime Garzón, diciendo si ustedes los jóvenes no transforman su propio país nadie se lo va a cambiar y luego no hacer nada, es una actitud hipócrita.

Si seguimos los postulados de Garzón hay que hacer algo, tal vez me equivoqué yo al decir hagamos política, pero muéstreme usted su acción, yo me atrevo a seguirlo si usted me demuestra que está actuando, pero yo no puedo seguir canciones, me niego a seguir canciones porque las canciones construyen una identidad y una lógica pero no traspasan la realidad, hasta que yo no haga la canción una realidad no va a pasar nada en mi sociedad. Si me equivoqué en la decisión los invito a que se equivoquen conmigo  y aprendamos del error, si no nos equivocamos y encontramos que la política es realmente una herramienta de trabajo para comunidades como la nuestra, entonces aprovechemos el poder que tenemos, porque tenemos bastante poder, para resolver el asunto.

Hace unos días unas personas me escribían cosas como: si los ñeros se unieran nos ponían presidente, si los ñeros se unieran nos ponían alcalde, ¡en la juega! La sociedad entiende que nosotros somos una masa que tiene poder y nosotros hemos desconocido hasta el día de hoy eso y creo que parte de ese reconocimiento pasa por la urna el 25 de octubre ¿Qué quede? no sé, ¿cuál es el resultado? no sé, ni siquiera entrando al concejo sé cuál será el final de esos cuatro años, lo único que sé es que la historia del hip hop ya cambió, a partir del solo hecho de decir estamos presentando una candidatura, ya cambió. Y ahí está la acción y ahí digo si Jaime Garzón me escucha el man no se va a revolcar en su tumba.

Julián Roncancio Zambrano

Politólogo. Candidato a Especialista en Políticas Públicas para la Igualdad de América Latina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *